En España tenemos la discutible tradición de doblar prácticamente todas las películas que llegan a nuestras salas. A pesar de que hay la minoría de los espectadores eligen los cines donde se proyectan películas en versión original, no faltan los comentarios sobre lo mal que se ha traducido el título de tal película. Puede ser que en ocasiones el título no sea el más acertado, pero lo que suele ocurrir es que, simplemente, no se ha hecho una traducción literal del título y cuesta relacionarla con la original.

Es esta entrada haremos un top 15 de los títulos mejor traducidos por su dificultad y que han conseguido hacerse un hueco en nuestros corazones a pesar de no tener nada que ver con el título original.

Pero primero os queremos explicar que los títulos de películas, como los nombres de productos como los coches Ford Corrida o Mitsubishi Pajero, tienen que adaptarse para que triunfen en el mercado español. ¿Quién adapta estos títulos? Pues aunque sorprenda, no lo hace generalmente el traductor o el equipo de traductores encargado del guion, sino un equipo de marketing relacionado con la distribuidora, que es, al fin y al cabo, quien tiene que garantizar que la película triunfe en taquilla. Los responsables de estos equipos de marketing confiesan que su primera intención siempre es encontrar una traducción directa desde el título original. A veces funciona muy bien, como con El discurso del Rey (The king’s speech) o El apartamento (The apartment). Cuando esto no ocurre, bien porque el título quede simplón en español, como por ejemplo The Notebook [El cuaderno] que se tituló finalmente El diario de Noa, o porque tenga un doble sentido que en español no se traslade, se hace una tormenta de ideas y eligen el título que creen que es más acertado. En ningún caso es una única persona la que toma esta decisión de manera dictatorial, aunque pueda parecerlo. Y para más inri, muchas veces tienen que hacerlo sin haber llegado a ver la película al completo, solo el tráiler.

Hemos notado que cada vez se conservan más los títulos en inglés y esto a veces ocurre porque la productora extranjera no permite que se cambie. También puede ser porque no se encuentre una traducción mejor que el original y se considere que el público va a asumir bien el título original. Algunos casos son: Brave, Frozen, Kill Bill, Bridget Jones’ Baby, Up, Toy Story, Dirty Dancing, Grease y Ghost. E incluso se ha dado el caso de que los adeptos hayan recuperado el título original, como ha pasado con La guerra de las Galaxias, que ha terminado siendo rebautizada como Star Wars.

Porque no es tarea fácil adaptar los títulos, os dejamos aquí 15 películas cuyo título no era fácil de traducir y se ha hecho con mucho éxito. También han recibido críticas, por eso, si os atrevéis, os invitamos a que nos dejéis como comentario vuestra versión del título.

15. Separados

Esta comedia sobre un típico matrimonio actual pero todavía anclado a la estructura tradicional en la que Vince Vaughn monta partidos de fútbol con los amigos y pasa de limpiar porque eso ya lo hará Jennifer Aniston se titula originalmente The Break-up [la ruptura]. Se tomó acertadamente la decisión de no dejar el título original para su lanzamiento en España, ya que de «break-up» a «breakfast» hay muy poco. La adaptación de «la ruptura» a «separados» parece bastante acertada porque el argumento trata de eso, de un matrimonio que se separa, pero a la vez se incluye la ironía de que permanecen viviendo en la misma casa. «La ruptura», aunque suena más a drama que a comedia, podría haber funcionado como lo hace en inglés: analogía entre la división de la casa y la separación de los individuos. Como veis en el cartel de la versión del título en español, el diseñador supo sacarle mucho partido visualmente al título elegido.

14. Amar la vida

Esta película, basada en la obra de teatro de la premio Pulitzer Margaret Edson, cambió muchísimo su título al ser lanzada en España. Wit [ingenio/ingenioso/saleroso/ocurrente/gracioso] se transformó en Amar la vida sin lugar a duda por razones comerciales. La película cuenta el denigrante proceso que sufre la protagonista, una implacable y prestigiosa catedrática especialista en la poesía metafísica de John Donne que ha de enfrentarse a la muerte pasando antes por un doloroso y agresivo tratamiento experimental de quimioterapia. Mientras que la palabra «wit» tiene una acepción y uso en inglés más amplio y que cubre muchos matices, en español habría que elegir uno de los significados entre otros, teniendo en cuenta que todas las posibles traducciones tienen un halo de positividad que no está vinculada a la realidad de la película. Si bien «amar la vida» se excede de implicar la cursilería (lo que puede haber hecho que haya alcanzado solo a un público muy concreto), describe bien la conclusión del relato, en la que la protagonista descubre que ante la muerte todos somos iguales, y de nada le sirve aferrarse a los versos de su amado John Donne ni al sarcasmo —del que hace gala el título original— al que se aferra durante todo proceso.

13. Un canguro superduro

Esta es la típica película de la que todo el mundo dice «pero si el título traducido no tiene nada que ver con el original». Bueno, gracias a Dios. En este caso, The Pacifier [el chupete] recibió un título en español tan acertado como pegadizo. Define mucho mejor el argumento y atrae al público infantil sin resultar tan vergonzoso como «el chupete». Un niño de 10 años pasa de ir a ver una película cuyo título hace alusión a algo tan infantil.

12. Gru, mi villano favorito

Despicable me [yo, el maligno/ despreciable yo] es otra película infantil a la que era inevitable cambiarle el título. Si bien una versión hubiera sido «Qué malo soy», encontramos a la adaptación libre mucho más conveniente. De nuevo se capta mejor al público y además se recoge la antítesis entre la maldad y la bondad del protagonista.

11. Sonrisas y lágrimas

¿Quién no se ha tragado alguna Navidad la historia de la novicia María y la familia Von Trapp? Esta película es tan antigua que solo a los amantes del inglés se nos ocurre identificarla por su título original, The Sound of Music [el sonido de la música]. Y la verdad es que el título en español no tiene nada que ver con el original, su acierto reside en sintetizar en palabras que es un musical con una historia alegre que se da en un marco triste. En inglés el título sale de un verso de una de las canciones: «The hills are alive with the sound of music» [las colinas cobran vida con el sonido de la música], lo que en español se tradujo en la banda sonora a «la música da vida a las montañas». De nuevo se tuvo que buscar una alternativa. Si no os gusta Sonrisas y lágrimas, solo os digo que en Sudamérica se la conoce como La novicia rebelde.

10. El diario de Noa

Como hemos dicho antes, esta película, originalmente The notebook [el cuaderno], fue rebautizada con éxito, pues el título anticipa que la historia que se cuenta en el pasado y que lee en el presente el protagonista ya mayor a su esposa con Alzheimer es un diario escrito por él. Aunque realmente, no es así, el diario lo escribe ella. Pero si se llamase el «Diario de Allie», el título diría demasiado. Por cierto, por suerte El diario de Bridget Jones se había estrenado hacía tres años; de no ser así, a lo mejor sí se hubiese titulado «El cuaderno», o «El cuaderno de Noa», nombre que en inglés se escribe con h final.

9. Noche y día

Este título ha sido criticado por no ser fiel al original Knight and day [Caballero/Knight y día]. Bueno, la vida es dura, como se ha dicho antes, es imposible ser fiel a los juegos de palabras ingleses y que tengan sentido. Esta película de acción se titula así en inglés porque el protagonista tiene como apellido real Knight, algo que tarda en desvelarse, y puesto que se pronuncia igual que «night» [noche] y la acción ocurre de manera continuada, salió el título con doble sentido. En español, tanto si traduces el apellido como si lo dejas, se pierde el sentido de la antítesis «noche y día». Y, es más, es que si se traduce por «caballero», deja de tener sentido alguno, a no ser que al personaje lo llamen así.

8. Bridget Jones: Sobreviviré

Bridget Jones: The edge of reason [Bridget Jones: al borde la razón] fue un título que se reformuló por completo, si bien podrían haberlo apañado como «Bridget Jones: al borde la locura», y de hecho en Sudamérica se tradujo de manera directa. La versión final resulta acertada porque expresa que la vida de la protagonista se va a pique de nuevo, pero que saldrá de esta, lo cual es un rasgo muy de Bridget Jones, la superación y el positivismo. En la última película de la saga ya se han dado cuenta de que el público tiene tan integrado al personaje que salga la peli nueva que salga de ella se va a llamar «la última de Bridget Jones», así que, ni han traducido el título.

7. La ventana indiscreta

Un clásico de Hitchcock que tiene casi mejor título en español que en inglés: Rear window [ventana trasera]. De hecho, este título está tan arraigado en nuestro imaginario que se han creado varios programas de televisión bajo ese mismo título, en Perú y en España. El título en inglés es muy fiel a la realidad, ya que la acción ocurre y se ve desde dos ventanas traseras que dan a un mismo patio interior. El acierto del título español es que ambas ventanas son indiscretas, la que muestra y la que mira.

6. Una cuestión de tiempo

«About time» tiene un doble sentido: «sobre el tiempo» y «ser la hora de…». Cuando un título implica dos significados y juega con ellos, resulta muy difícil hacer una traducción directa o incluso una adaptación que incluya a ambos. Pero con el título Una cuestión de tiempo lo consiguieron. Sin ser una traducción directa, se consigue aunar el concepto de «hablar sobre el tiempo» y dar el sentido de que en la película pasa algo que se va a saber antes o después, como en inglés.

5. Lío embarazoso

Tenemos que decir que el título español es tan idiomático como el inglés. De nuevo, «Knocked up» tiene un doble sentido: «preñada» y «hecho polvo». Los dos sentidos hacen alusión a cómo están los protagonistas, ella preñada y él jodido porque no se lo esperaba. Imaginad que la película en español se titulase «La preñada y el hecho polvo», una nueva versión de La dama y el vagabundo. Hay que decir que el título elegido es muy apropiado y describe bien el argumento: dos jóvenes que se lían, se embarazan y apechugan con algo de rubor.

4. El lado bueno de las cosas

«Every cloud has a silver lining» es un dicho inglés similar a «no hay mal que por bien no venga», es decir, que todo trae consigo algo bueno, aunque no lo parezca. Esta película, otra vez, tiene un título muy idiomático, Silver linings playbook [manual de estrategia de las cosas buenas]. La traducción directa no tiene mucha gracia, ¿no? Por eso nos parece que esta traducción se merece un buen puesto en la parrilla: El lado bueno de las cosas recoge el dicho y desecha la parte «manual», simplemente porque, como título, queda mucho más comercial eliminarla.

3. La tentación vive arriba

Otro clásico, la peli donde a Marilyn se le levanta el vestido, ¿quién no se ha sentido un poco como ella al pasar por encima de una rejilla del metro en falda? Quién te iba a decir a ti que el título en inglés es The Seven Year Itch [la quemazón del séptimo año]. Te das cuenta de que un título está perfectamente traducido cuando ves que el de una película clásica que nada tiene que ver con el original ha calado tanto en el público, como también pasa con La ventana indiscreta. Poner títulos consiste en resumir con una frase un argumento de más de una hora, puedes centrarte en que el matrimonio del protagonista hace aguas o en que tiene una nueva vecina atractiva, además de que el matrimonio haga aguas. La traducción directa se empleó en algunos países de Sudamérica.

2. Tú a Londres/Boston y yo a California

Esta película tuvo dos versiones, con unos 30 años de diferencia. En inglés ambas recibieron el mismo título, The parent trap [la trampa de los padres]. Hasta en Sudamérica adaptaron el título a Juego de gemelas, porque la traducción directa no hay por donde cogerla. En España somos muy poetas y aunque el título no rime, hay que decir que es muy sonoro, además de que describe mucho mejor la acción: en la versión original, las gemelas, que se encuentran por sorpresa en un campamento de verano de EE.UU., marchan cada una al hogar de la otra para poder conocer una a su madre y la otra a su padre, una a Boston y otra a California. En la segunda pasa lo mismo, pero se cambia Boston por Londres. De este modo se consiguió diferenciar una película de la otra sin dejar de relacionarlas, ¡brillante!

1. Con faldas y a lo loco

Y en el número uno, otra película imborrable cuyo título original en sus posibilidades de traducción directa no le llega a la suela al finalmente elegido. Some like it hot [a algunos les gusta caliente] es un título que en inglés hace referencia a la música hot jazz que se muestra en una actuación durante el argumento. Por tanto, la traducción directa en español es imposible, a no ser que se opte por «A algunos les gusta el jazz hot», pero vamos, nada de gancho. Esta traducción es un gran ejemplo de cómo se traducen los títulos en base a sus propiedades comerciales: durante la época del estreno de la película se puso de moda aquella canción que dice «a lo loco se vive mejor». Qué hábil el que unió ambos conceptos: las faldas de los protagonistas y la canción. Por cierto, en Sudamérica fueron más allá, titulándola Una Eva y dos Adanes.

¿Se te ocurre algún otro título? ¡Cuéntanoslo en los comentarios!

¡Hecho!

Algo no ha ido bien, prueba otra vez