Llega el nuevo año y toca cumplir tu propósito de año nuevo: escribir tu novela, pero, como este, nos hacemos miles de propósitos que al final nunca cumpliremos: que si apuntarse al gimnasio, a pintura, a zumba, al taller de crochet… Siempre empezamos el año con muy buenas ideas y objetivos, pero al final esa agenda que con tanta ilusión estrenaste se queda guardada en el cajón. Como todos los años. ¡Que no! ¡Que este año no! ¡Me niego a que mi novela quede olvidada como la segunda generación de Operación Triunfo!

Dejando bromas a un lado, cabe recordar una máxima que has de seguir si quieres conseguir esta vez (de verdad de la buena) escribir esa novela que tantos años lleva en tu cabeza: constancia. No vale empezar con muchas ganas, escribir una veintena de páginas los primeros días, luego ya bajar el ritmo y, al final, abandonarla. Para ello, puedes proponerte objetivos que alcanzar día a día, premiándote por ello (aunque el premio gordo es acabar la novela en sí, no lo olvides).

Y, en relación con lo de marcarte objetivos, puedes empezar haciendo un esquema con todos los personajes, situaciones, escenarios y diferentes aspectos de tu obra, para así poder tener una breve descripción de cada uno y que te ayude a que tu escritura fluya. Es como cuando en el cole subrayabas las cosas más importantes y hacías un esquema luego con todas ellas. La organización es clave, y poder visualizar de forma clara todo sobre lo que quieres escribir te ayudará y te motivará a seguir con tu tarea.

Por supuesto, esto último fundamental: la motivación. Cuando veas que vas cumpliendo los objetivos marcados y que tu novela va cogiendo forma, esto te motivará a continuar esforzándote y a terminarla. Además, puedes ir mostrando fragmentos a amigos o familiares que te puedan dar su opinión (aunque puede que no nos guste lo que digan). Esto es muy importante, ya que puede dar un giro a tu obra si ves que no tiene una gran acogida por el tono en el que está contada. Si te dan otro punto de vista, podrás saber si falla algo, si llega al público o si necesita algún cambio, como por ejemplo en la descripción de los personajes o cómo están narrados ciertos pasajes.

Por último, cuando por fin hayas terminado tu gran obra, puedes contar con un servicio de profesionales como Letropía, que te pueden ofrecer una asesoría literaria para poder aconsejarte sobre tu novela, así como corregirla tanto de estilo como ortotipográficamente. Además, también podemos asesorarte sobre la publicación de tu libro y los concursos a los que puedes presentarte. Para saber más sobre este servicio, no dudes en ponerte en contacto con nosotros.

Por haber llegado hasta aquí, ¡tenemos un regalo! Descarga en este enlace una checklist que te ayudará durante este 2019 a no dejar de lado tu novela.

¡Ánimo y feliz Año Nuevo lleno de letras!

 

¡Hecho!

Algo no ha ido bien, prueba otra vez