Quizá hayas leído ya varios artículos en este blog –y si no, echa un vistazo, que son interesantísimos– sobre cómo publicar, si merece la pena escribir un libro de la idea que tengo, cómo motivarme a hacerlo… Pero no hemos respondido a la pregunta casi más importante de todas: ¿cuánto tiempo voy a tardar en escribir mi libro? Mi respuesta inmediata sería que no lo sé, ya que cada persona y, por lo tanto, cada libro, es un mundo. Escribir un libro puede convertirse en un laberinto del que no encuentras la salida y, por lo tanto, el final. Sin embargo, en Letropía estamos siempre para ayudarte y darte truquis para que tu vida literaria sea mucho más fácil.

Aunque yo no lo sepa, creo que tú sí puedes saberlo. Y te voy a decir cómo. 🙂

Para empezar, obviamente tienes que tener en cuenta la extensión, más o menos, que va a tener tu libro. Con esto no quiero que calcules al detalle el número de páginas y caracteres, pero sí debes pensar en cuántos capítulos te gustaría dividirlo, cuánto querrías que ocupase cada uno –en páginas o en palabras, lo que quieras–, si quieres hacer un solo libro o una trilogía…

Ya, ya, pero ¿cómo puedes saber todo eso si lo que quieres es saber desde el principio cuánto vas a tardar? Lo principal es no ser impaciente, porque si no, puede que veas tu meta muy lejana y piensas que vas a tener que dedicar una eternidad a tu libro, lo que puede traducirse en pereza y que, finalmente, dejes de escribirlo. Una pena, ¿no? Por eso, te recomiendo que te planifiques desde un principio y así puedas calcular de una forma aproximada cuánto tiempo vas a tener o querer dedicarle cada día para así saber el total de tiempo, ya te digo, aproximadamente, que vas a tener que emplear en tu libro. Como ya hemos mencionado en otro artículo sobre cómo motivarte a escribir tu novela, la organización es clave para este tipo de tareas.

Es decir, más o menos, esta sería la fórmula:

palabras totales de la obra : palabras que escribes a la hora + horas de edición y planificación : horas que dedicas a la semana =
SEMANAS QUE TARDARÁS EN COMPLETAR TU LIBRO

Te lo explico mejor aquí:

Imaginemos que tu libro es prosa, ya sea un ensayo, una novela o un texto didáctico. Un libro de esas características te recomendamos que tenga 50.000 –unas 125 páginas de Word–. Lo vas a dividir, seguramente, en capítulos, y cada uno deberá tener entre 5.000 y 10.000 palabras –si tu libro es una novela, descárgate nuestra checklist y podrás ver qué tienen que contener los capítulos–. En este caso, vamos a imaginar que nuestra obra de 50.000 tiene 7 capítulos de 7.142 palabras cada uno.

Ahora tienes que pensar cuánto tiempo vas a dedicarle a tu obra. Sé realista. Por ejemplo, si solo dispones de la mañana de los sábados, digamos que te dedicas a escribir el libro 4 horas a la semana. Por experiencia propia, diría que cada hora podrás escribir unas 600 palabras productivas, es decir, que te parezcan bien (esta cifra la podrás sacar tú cuando lleves horas escribiendo, de forma que se ajuste a tu realidad). Ten en cuenta que, además de escribir, tendrás que editar el texto, repasarlo y también planificar, así que vamos a sumar unas 12 horas extra. Con estos datos ya podemos decir que:

50.000 palabras : 600 palabras/hora = 83 horas + 12 horas (edición y planificación) =  95 horas : 4 horas/semana =
23,75 semanas

Por otra parte, debes preguntarte varias cosas sobre tu propia novela, ya que muchas veces empezamos solo con una idea y luego no nos damos cuenta de todo lo que abarca. Por ello, te animamos a hacerte un esquema principal con todos los aspectos importante de una novela: número de personajes, tanto principales como secundarios, escenarios, historia, estructura… Si quieres, puedes descargarte aquí la checklist que hemos hecho en Letropía para que te ayude a planificarte y poner en orden todas tus ideas. Con ella, como te dije, podrás saber mejor qué va a contener cada capítulo, lo que te ayudará a ir motivándote a seguir escribiendo segun cierres capítulos –y ahora ya sabes cuánto vas a tardar en acabar cada uno–.

Por último, después de demostrarte que las matemáticas también son amigas de los escritores, quiero recordarte que escribir es una tarea difícil, donde la constancia es la clave. Es muy importante dedicarle tiempo y mimarla, ya que, si no, se puede acabar convirtiendo en una tarea pesada y sin carácter, y lo peor de todo, interminable. Crear una novela debe tratarse de un trabajo querido y con el que disfrutes, tenlo en cuenta.

Si cuando termines tu gran obra necesitas saber si está bien, qué le falta o cómo publicarla, puedes echar un vistazo a nuestro servicio de asesoría literaria, donde te aconsejaremos y daremos el cariño que se merece a tu obra. ¡No dudes en contar con Letropía, tu solución en letras!